El mar Caspio fue objeto de disputas entre los Estados que lo rodearon durante 22 años. No obstante, la situación está a punto de cambiar drásticamente.

El próximo 12 de agosto los mandatarios de Rusia, Kazajistán, Irán, Turkmenistán y Azerbaiyán se reúnen en la ciudad kazaja de Aktau para firmar un tratado sobre el estatus legal del mar Caspio. En un artículo para el medio Vzglyad, el columnista Mijaíl Móshkin explicó por qué tardó tanto en llegar a un acuerdo, cómo Donald Trump, a la firma del documento y qué beneficios de Rusia.

Hasta ahora el principal obstáculo para la solución del conflicto era la rígida actitud de Irán, que sigue sin poder delimitar unos importantes yacimientos de hidrocarburos con su vecino Azerbaiyán, cuenta el columnista.

No obstante, la salida de EEUU del pacto nuclear con Irán y la reanudación de las sanciones contra el país en contra de las causas por las negociaciones sobre la división del mar Caspio podría avanzar, afirmar el especialista del Instituto ruso Diálogo de Civilizaciones , Alexéi Malashenko.

«Los iraníes necesitan otras salidas, así que no les conviene seguir adelante con la disputa sobre el mar Caspio con Azerbaiyán y Turkmenistán», añadió el experto.

En esencia, este documento se formaliza entre el 60% y el 70% de todas las disputas que hay en el Caspio, lo que es suficiente para empezar a usar los recursos de este mar y atraer inversiones, indicó el director del Centro de Estudios del Irán. Moderno, Radzhab Safarov.

Hasta ahora nadie tenía derecho a tomar una decisión unilateral sobre sus aguas porque esto irritaba a los vecinos que no tenían reglas para las actividades de los Estados en la región.

Otro beneficio del nuevo acuerdo es el hecho de que los países ribereños tienen derecho a ubicar sus Fuerzas Militares en el cuerpo acuífero, el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Grigori Karasin.

Además, las Fuerzas Marítimas de estos países son libres de navegar por este mar, lo que es importante en la vista de la exitosa experiencia del lanzamiento de misiles rusos. Kalibr contra los terroristas en Siria desde los barcos precisamente en el Mar Caspio.

Según el viceministro, con el nuevo convenio el mar, Caspio no se reconoce como un lago ni como un mar, y por lo que se tiene un «estatus legal especial». Previamente, los geógrafos no pueden llegar a un consenso sobre la naturaleza del Caspio, razón por la cual se desconocía si era un lago o un mar.

Aunque lo parezca, esta no es una cuestión de geografía, sino que establece qué es el Caspio tiene serias repercusiones legales, explica el columnista. Así, en caso de que se trate de un lago, los cinco países tendrían derecho al 20% de su territorio, con todos sus yacimientos de hidrocarburos.

Si se trata de un mar, en cambio, un país la correspondencia de una franja de agua de 12 millas a lo largo de sus costas. Además, en este caso las Fuerzas Armadas de otros países que no son linden con el mar Caspio también tiende a tener derecho a colarse en sus aguas.

Precisamente por esta razón, Irán se oponía a la ‘opción marítima’. La oposición de Teherán se explicaba por las peculiaridades de sus costas caspias y el pequeño fragmento de sus aguas que le era adjudicado, indica el columnista.

De hecho, aparte de Irán, también Turkmenistán y Azerbaiyán expresaron su malestar con esta idea, puesto que querían hacerse con la mayor área posible del mar y explorar así sus yacimientos de hidrocarburos.

En un momento determinado las tensiones escalaron hasta el punto en que el país estuvo en punto de comenzar una guerra con Azerbaiyán cerca de uno de estos yacimientos.

Sin embargo, el nuevo convenio determinó el fondo del mar y su cuerpo acuífero se definió de forma especial. El columnista destacó el compromiso alcanzado sobre las aguas que forman parte de las aguas territoriales, las zonas de pesca de los países y el «espacio común» en el que se puede actuar como las Fuerzas Navales de todos los países que limitan con el mar.

La disputa sobre el estatus jurídico del Caspio, que ocupa un área de 371,000 kilómetros cuadrados, surgió a raíz de la desintegración de la Unión Soviética, en 1991, que provocó el surgimiento de tres nuevos países -Azerbaiyán, Kazajistán y Turkmenistán-. En total, cinco naciones tuvieron que repartirse unas aguas que anteriormente se dividían entre Moscú y Teherán.

Fuente

 

 

Etiquetas: ; ; ; ; ;