«Continuamos en combate activo pero no logramos sacarle ventaja al fuego»: es el reporte de los bomberos este viernes sobre el incendio forestal iniciado cerca de San Diego por un hombre que ahora encara cadena perpetua.

Holy, que arde en el bosque nacional Cleveland, arrasó 7.300 hectáreas, obligó a la evacuación de más de 21.500 de personas y al cierre de varias escuelas en los condados afectados. Las autoridades imputarán el viernes a Gordon Clark, de 51 años, sospechoso de haber iniciado el fuego, contenido apenas en 5%.

Los cargos van desde iniciar el incendio «con intención de herir a otros y dañar propiedad», quemar un bosque, amenazar a sus vecinos -uno de los cuales perdió su cabaña por un incendio- y resistencia al arresto. Enfrenta de 10 años en prisión a cadena perpetua.

La audiencia estaba prevista para el jueves, pero Clark se negó a abandonar su celda.

«Clark fue acusado y está programado que sea procesado hoy por un cargo criminal por incendio agravado de cinco o más estructuras habitadas, incendio provocado de propiedad habitada, incendio intencional de bosques, amenazas criminales, dos cargos por delitos graves de resistencia», indicó la fiscalía del condado de Orange en un comunicado el jueves.

«La sentencia máxima es la vida en la prisión estatal», añadió.

El jefe de los bomberos de Orange, Shane Sherwood, dijo que el incendio empezó «cerca» de la cabaña de Clark en Holy Jim Canyon.

«Estamos aún investigando cómo exactamente fue iniciado el fuego», dijo Sherwood el miércoles. Según testigos, las autoridades encontraron «pruebas físicas» que colocaron a Clark como el primer sospechoso.

Antes de ser arrestado, Clark habló con un equipo de prensa diciendo que nada tenía que ver con el incendio.

Fuente