Aumenta el miedo y la desconfianza entre las fuerzas de la Marina de Estados Unidos en Siria, tras un tiroteo que acabó con la vida de un combatiente de FDS.

La balacera ocurrió el 17 de febrero en el valle del Éufrates de Siria, indicó el Comando Central de Estados Unidos (Centcom), en un comunicado de prensa emitido el viernes, respecto a la investigación que “no se pudo determinar si el tiroteo en la pierna del sargento marine Cameron Halkovich era en realidad un caso de “ataque interno”, según el documento.

Sin embargo, las tropas estadounidenses en la unidad de la víctima dijeron que creían que la descarga del arma fue intencional, lo que ha generado temor y desconfianza entre las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas y entrenadas por Washington.

Pese a las dudas en la investigación del Centcom, que supervisa las operaciones militares estadounidenses en todo Oriente Medio, se afirma que un segundo marine en la escena creyó que estaba en un peligro inminente y “actuó de manera apropiada y proporcional a la amenaza que percibía”, lo que habría dado lugar a la muerte del miembro de FDS.

 

Fuente