El presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó el sábado que algunos de los responsables del fallido ataque a su vida se han refugiado en Perú.

«Algunos de los delincuentes, los terroristas, se han ido a Perú para esconderse y encontrar protección allí. Hago un llamamiento a las autoridades peruanas para que los capturen y extraditen», dijo Maduro a un canal nacional de televisión estatal.

La Cancillería venezolana ya se había puesto en contacto con las autoridades peruanas sobre este tema, señaló Maduro.

Anteriormente, el ministro venezolano del Interior, Néstor Reverol, dijo que las autoridades habían identificado a 23 personas sospechosas de tener un rol en el fallido intento de asesinato del presidente Nicolás Maduro una semana después del ataque.
El jueves, el ministro dijo que 25 personas estaban siendo investigadas bajo sospecha de estar involucradas en el aparente intento de asesinato.

Diez de estas 23 personas habían sido detenidas mientras se emitían órdenes de arresto para otras 13 personas, dijo Reverol el sábado.

Entre los detenidos se encontraba el legislador opositor Juan Requesens, continuó el ministro del Interior. Aunque Reverol llamó a Requesens el ex miembro de la Asamblea Nacional venezolana, la legislatura no lo había despedido, mientras que la Asamblea Nacional Constituyente, encargada de trabajar en la nueva constitución del país, había levantado su inmunidad después de su detención el martes.

El jueves, Requesens admitió que había ayudado a otro sospechoso de asesinato a cruzar la frontera con Venezuela y abandonar el país.

Aquellos a quienes las autoridades intentan arrestar bajo las órdenes de arresto incluyen a la figura de la oposición Julio Borges, quien actualmente reside en Colombia, según Reverol. Borges, que también es legislador, también fue despojado de su inmunidad parlamentaria a principios de esta semana.

Venezuela ha pedido a las autoridades colombianas que lo extraditen, sin embargo, Bogotá respondió que no había recibido tal pedido. Además, los medios informaron que Caracas había pedido a la Interpol que ayudara a Venezuela en el arresto de Borges.

Según las autoridades venezolanas, Maduro enfrentó un fallido intento de asesinato con el uso de drones que portaban explosivos durante su discurso en un desfile militar en Caracas el 4 de agosto. Maduro resultó ileso, pero siete soldados resultaron heridos en el incidente.
El presidente acusó a las fuerzas de la oposición y a Colombia de haber organizado el ataque contra él, y agregó que algunos de los perpetradores del asesinato residían en los Estados Unidos. Tanto Bogotá como Washington negaron cualquier participación en el incidente. Las autoridades se dedican actualmente a diversas actividades destinadas a encontrar a los autores del ataque.

Fuente