La tasa de cambio de la lira turca alcanzó un mínimo histórico después de la medida de los Estados Unidos de doblar los aranceles de acero y aluminio que ya existen contra las importaciones procedentes de Turquía. El presidente Erdogan calificó el colapso de la lira de «una conspiración contra Ankara» y subrayó que el pueblo turco no cederá.

Ankara está lista para lanzar un «plan de acción» para responder a una caída récord en el valor de la lira turca en medio de la actual crisis en las relaciones turco-estadounidenses, según el ministro de Finanzas de Turquía, Berat Albayrak.

«Nuestras instituciones tomarán las medidas necesarias desde el lunes para aliviar los mercados», señaló, y agregó que el plan de acción incluiría «el estado de nuestros bancos y las pequeñas y medianas empresas» que fueron los más afectados por el colapso de la lira. .

Sus comentarios se produjeron después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, destacó que «el objetivo de la operación es hacer que Turquía se rinda en todas las áreas, desde las finanzas a la política».

«Una vez más nos enfrentamos a un complot político, clandestino. Con el permiso de Dios, superaremos esto», subrayó Erdogan.

En su reciente artículo de opinión para el New York Times, Erdogan advirtió a Estados Unidos contra el incumplimiento de la soberanía de Turquía y el apego a «la idea errónea de que nuestra relación puede ser asimétrica y aceptar el hecho de que Turquía tiene alternativas».

«Si no se revierte esta tendencia de unilateralismo y falta de respeto, tendremos que empezar a buscar nuevos amigos y aliados. Nunca se puede poner a esta nación en línea con el lenguaje de las amenazas», subrayó Erdogan.

Anteriormente, el presidente estadounidense, Donald Trump, tuiteó que había autorizado una duplicación de los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio desde Turquía, mientras elogiaba «el dólar muy fuerte» y se refería al colapso de la lira turca.

La lira turca procedió a perder más del 16 por ciento de su valor frente al dólar estadounidense, alcanzando un mínimo histórico después del anuncio de Trump.

Washington impuso anteriormente sanciones contra el ministro de Justicia de Turquía, Abdulhamit Gul, y el ministro del Interior, Suleyman Soylu, por participar en la detención del pastor estadounidense Andrew Brunson, sospechoso de estar relacionado con el movimiento Fethullah Gulen. Gulen es acusado a su vez de orquestar el fallido golpe militar de 2016 en Turquía.

Con Washington afirmando que Brunson fue encarcelado ilegalmente, Ankara se compromete a congelar los activos de los Secretarios de Justicia e Interior de Estados Unidos en Turquía en represalia por las sanciones.

Fuente