El ejército israelí dice que el régimen realizó recientemente juegos de guerra utilizando varias divisiones, incluidos los regimientos de infantería, tanques y unidades de ingeniería de combate, en una movida aparentemente dirigida a prepararse para otra guerra con el movimiento de resistencia libanés Hezbollah 12 años después de la derrota de Israel en el ataque militar de 33 días contra el Líbano.

«Ha habido un progreso increíble en nuestras habilidades. Si miras a 150 kilómetros a nuestro alrededor, no encontrarás una brigada o cuerpo tan fuerte como estos en sus capacidades «, citó el diario Jerusalem Post al jefe del Estado Mayor del ejército israelí, Gadi Eisenkot, el domingo.

Añadió que divisiones como la 7ª Brigada Acorazada y la Brigada Golani se unieron como una fuerza unificada para probar en campo un nuevo método de lucha como parte de una importante reforma destinada a dinamizar el ejército del régimen.

El nuevo método adoptado fue puesto a prueba durante un simulacro de guerra en la parte norte de los territorios palestinos ocupados cerca de las fronteras del sur del Líbano contra los combatientes de Hezbolá.

Eisenkot afirmó además que probaron nuevas tácticas y tecnologías, incluido un láser antilavado y una artillería más precisa, durante los juegos de guerra.

Los simulacros militares se llevaron a cabo exactamente 12 años después de que Israel y Hezbolá libraron una guerra donde alrededor de 165 israelíes, entre ellos 119 soldados, y 1.200 libaneses murieron durante la guerra de 33 días en Líbano, que duró del 12 de julio al 14 de agosto de 2006.

Aunque Israel logró ocupar algunas partes del sur del Líbano durante la agresión, más tarde se enfrentó a la fiera resistencia de los combatientes de Hezbolá, que obligaron al régimen ocupante de Tel Aviv a retirar sus fuerzas y ceder a una derrota humillante a pesar de sus afirmaciones anteriores.

La derrota sufrida por las fuerzas israelíes en la guerra con el Líbano, junto con dos derrotas similares en sus guerras con la sitiada Franja de Gaza, ha sido vista por los analistas como un hecho que ha hecho añicos el mito de la invencibilidad del ejército israelí.

La Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que promovió un alto el fuego en la guerra de 2006, hace un llamado a Israel para que respete la soberanía e integridad territorial del Líbano. Sin embargo, el ejército israelí sigue reflexionando sobre el lanzamiento de otra guerra contra el Líbano, sin tener en cuenta la resolución de la ONU.

Otro alto oficial militar, citado por el diario israelí el domingo, también dijo que una nueva guerra potencial con Hezbolá significaría luchar contra los combatientes de la resistencia en cuatro niveles diferentes: bajo tierra, en tierra, en el aire y en línea.

Hezbollah «ha cambiado y, por lo tanto, también lo ha hecho» el ejército israelí, dijo, y agregó: «Si peleamos de manera diferente, tenemos que entrenar de manera diferente».

Fuente