Este viernes Barcelona, capital de la comunidad autónoma de Cataluña, ha amanecido con dos pancartas anónimas para protestar contra la presencia del rey Felipe en el homenaje de las víctimas de atentados terroristas que sacudieron el año pasado el bulevar turístico de Las Ramblas en Barcelona, y la involucración de Madrid y Riad en guerras.

La primera pancarta, colgada en el número 9 de Plaza de Cataluña, contiene un mensaje en inglés para el rey Felipe, cuya foto fue colocada al revés: “El rey de España no es bienvenido en los Países Catalanes”.

En la segunda, que apareció colgada en un edificio de La Rambla barcelonesa, se contempla una fotografía del rey Felipe y el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, encajando la mano, con la estelada (bandera utilizada por ciudadanos de ideología independentista de Cataluña) abajo.

La foto es acompañada por otro mensaje también escrito en inglés: “Vuestras guerras, nuestras muertes. Cataluña en solidaridad con las víctimas”.

Desde que Riad inició en 2015 su cruenta agresión contra Yemen, varios países occidentales han vendido y suministrado armamentos y equipamientos militares a este país árabe, primer importador mundial de armas. Aunque el Gobierno de Madrid no lo admite, hay datos que apuntan a que Riad usa munición española en sus ataques a los yemeníes.

Un equipo de la fuerza policial de Cataluña, los Mossos d’Esquadra, ha empezado a retirar las pancartas. Poco antes de las 6:00 hora local, los agentes habían conseguido retirar “parcialmente” la primera pancarta, pero los activistas, a las 7:25, volvieron a colocarla completamente.

Unos 50 familiares de víctimas han recordado este viernes a sus seres queridos fallecidos en los atentados del 17-A en un emotivo homenaje celebrado en la Rambla de Barcelona. La marcha ha partido del Ayuntamiento y ha llegado hasta el icónico paseo de la capital catalana por la calle Ferran.

El rey Felipe VI, acompañado por la reina Letizia, sin embargo, ha sido recibido en el acto de homenaje de los atentados en la plaza Cataluña con gritos de “No estás solo” y “Viva el Rey”.

Fuente