El 15 de agosto, combatientes talibanes atacaron varias bases militares y puestos de control del Ejército Nacional Afgano (ANA) y la Policía Nacional Afgana (ANP) en el distrito de Baghlan-i Markazi en la provincia norteña de Baghlan, según la agencia de noticias talibanes Voice of Jihad.

Los talibanes afirmaron que sus combatientes mataron a más de 70 miembros del personal de la ANA y la ANP durante el ataque, incluidos varios oficiales. Además, Voice of Jihad dijo que los combatientes talibanes capturaron cuatro vehículos y varias ametralladoras pesadas y livianas.

Un funcionario afgano no identificado confirmó a la televisión al-Jazeera que 9 policías afganos y 35 soldados de la ANA fueron asesinados en el ataque talibán. Según el canal de televisión de Qatar, los combatientes talibanes incendiaron las bases y los puestos de control antes de retirarse.

Voice of Jihad dijo que el ataque en Baghlan-i Markazi fue parte de la ofensiva de primavera de los talibanes, llamada «Operación al-Khandagh», que se lanzó el 25 de abril en respuesta a la decisión de Washington de aumentar la presencia militar estadounidense en Afganistán.

Este fue el segundo ataque más grande de los talibanes este mes. La semana pasada, el grupo afgano mató a más de 200 personas de la ANA y la ANP en un ataque a gran escala en la ciudad de Ghazni, en el sureste del país.

Estos ataques no solo infligieron grandes bajas a las fuerzas del gobierno afgano, sino que también demostraron que la influencia del Talibán y las capacidades militares están creciendo.

Fuente