Tres personas familiarizadas con el caso han explicado este sábado a la agencia de noticias británica que el Departamento estadounidense de Justicia está intentando forzar a Facebook para que rompa el cifrado del Messenger y abra así el acceso de las fuerzas de seguridad estadounidenses a los mensajes de voz transmitidos por esa vía.

Washington, señalan las tres personas , justifica la medida asegurando que su intención es escuchar exclusivamente las conversaciones de los “sospechosos envueltos en investigaciones criminales”.

Los informantes destacan, sin embargo, que Facebook “está resistiendo a las exigencias del Departamento de Justicia”, mientras el caso avanza de forma “confidencial” en una corte federal del estado de California, en el suroeste del país.

El martes pasado, resaltan también, el juez escuchó los argumentos de la moción del Gobierno para declarar a Facebook en desacato por haber rehusado cumplir la solicitud.

Dos de los tres individuos sostienen que Facebook dijo en la corte que las llamadas de voz de Messenger están cifradas integralmente, de tal manera que sólo las dos partes que mantienen la conversación tienen acceso a la misma.

Ni la red social ni el Departamento de Justicia han hecho hasta el momento comentarios sobre este caso, que ha revivido el debate sobre si se puede o no obligar a las empresas a facilitar el espionaje a sus usuarios.

Varios informes y sitios de filtración como WikiLeaks han revelado en los últimos años que no solo sus propios ciudadanos, sino los de otros países —incluidos presidentes y líderes de Estados aliados y no aliados de EE.UU.— han sido blanco del masivo espionaje realizados por los agentes de inteligencia de Washington.

Fuente