El presidente del Congreso Nacional Africano, Gwede Mantashe, advirtió la semana pasada que «no debe poseer más de 25,000 acres de tierra y si es dueño de más, se debe tomar sin compensación».

Un número récord de agricultores sudafricanos blancos ya han puesto a la venta sus tierras, ya que el partido gobernante del Congreso Nacional Africano (ANC) considera modificar la constitución del país para permitir la expropiación de tierras sin compensación, según The Sunday Express.

El diario citó a Omri van Zyl, director de Agri SA, la Asociación de la Industria Agrícola de Sudáfrica, diciendo que «el estado de ánimo entre nuestros miembros es muy solemne».

«Están confundidos por la falta de una estrategia aparente del gobierno y muchos están en pánico. Hay muchas granjas en venta, más de las que hemos tenido, pero nadie está comprando», subrayó.

Las declaraciones de Zyl se produjeron después de que el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, dijera a principios de agosto que el partido ANC está impulsando planes para permitir la expropiación de tierras sin compensación.

Agregó que el ANC «finalizará una propuesta de enmienda» a la constitución en una medida que describió como «críticamente importante» para la economía del país.

Aunque Sudáfrica aprobó una ley que permite la expropiación de tierras en 2016, Ramaphosa insistió en que la constitución debería ser «más explícita» al respecto.

En marzo, el Parlamento de Sudáfrica aprobó una moción iniciada por el partido de izquierda Economic Freedom Fighters (EFF) que podría conducir a la incautación de tierras de los granjeros blancos sin ninguna recompensa financiera.

El ANC apoyó la moción, pero la modificó, y Ramaphosa se comprometió a acelerar la transferencia de tierras de propietarios blancos a negros.

En Sudáfrica, el 73 por ciento de las fincas agrícolas todavía pertenecen a sudafricanos blancos, que constituyen el 10 por ciento de la población del país.

Fuente