La presidenta de la Cámara alta del Parlamento de Rusia, Valentina Matviyenko, ha asegurado que el proyecto del orden mundial liberal de Occidente ha fracasado.

“Me gustaría llamar la atención sobre una tendencia que no siempre se destaca o se evalúa adecuadamente: el fracaso obvio de lo que se conoce como el orden mundial liberal”, ha dicho este domingo Matviyenko durante una entrevista con el periódico International Affairs.

Para la política rusa, este fracaso se debe a la formación de nuevos centros económicos como China, La India y Brasil, y al hecho de que el liberalismo del modelo estadounidense, que aparece en muchos países europeos, no es aceptable por “una gran parte de la humanidad”.

Esto, por su parte, se debe —ha continuado Matviyenko— a que este tipo de liberalismo ha perdido sus principios básicos “como la humanidad, la libertad de expresión, opinión e información, así como la tolerancia” y han dado paso a la “violación de los valores tradicionales”.

Además de afirmar que los nuevos centros económicos y financieros están acercándose y coordinando sus acciones cada vez más, ha subrayado que en el nuevo orden mundial, los líderes son Rusia y China, países que forman parte de los organismos como la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), el bloque BRICS (integrado por Brasil, Rusia, La India, China y Sudáfrica) y la Unión Económica Euroasiática (UEE).

El presidente de China, Xi Jinping, aseguró el año pasado que Pekín busca establecer un “nuevo orden mundial” que liderará. Su postura fue traducida como un desafío a la Administración de Donald Trump, que sigue la política trazada desde el primer día de su llegada a la Casa Blanca de ‘Estados Unidos primero’.

Además, el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Sigmar Gabril, advirtió que la debilidad de Washington bajo Trump en “liderar” el mundo actual podría dar lugar a un nuevo orden mundial formado por las potencias emergentes: Rusia, Turquía e Irán.

Fuente