Un miembro de la coalición liderada por Estados Unidos que supuestamente lucha contra el grupo terrorista Daesh Takfiri ha perdido la vida y varios otros sufrieron heridas cuando un helicóptero estadounidense se estrelló en una misión antiterrorista en Irak.

La Operation Inherent Resolve dijo en un comunicado que el incidente ocurrió aproximadamente a la 1 a.m. hora local del lunes (2200 GMT del domingo) y que no había indicios inmediatos de que el fuego enemigo estuviera involucrado en el accidente.

«Todo el personal fue recuperado … y tres fueron evacuados para recibir tratamiento adicional», dijo la coalición en un comunicado.

Agregó que «el avión estaba llevando a cabo una misión antiterrorista asociada».

La declaración no dio la nacionalidad del miembro del servicio que murió, y señaló que se había iniciado una investigación sobre la causa del incidente.

El coronel Sean Ryan, vocero de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, escribió en un tweet el lunes que el accidente fue de un helicóptero militar.

El 15 de marzo, un helicóptero estadounidense HH-60 Pave Hawk se estrelló en el oeste de Irak, matando a los siete miembros del servicio a bordo.

Estados Unidos dice que tiene alrededor de 5,200 soldados en Irak que son parte de una coalición que lucha contra Daesh Takfiris.

El 30 de junio, el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, quien también es el comandante en jefe de las fuerzas iraquíes, se comprometió a perseguir a los militantes de Daesh en todo Irak tras una serie de ataques y secuestros llevados a cabo por el grupo terrorista.

Un portavoz de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que supuestamente lucha contra Daesh dice que las fuerzas estadounidenses se quedarán en Irak «el tiempo que sea necesario».

«Vamos a perseguir a las células restantes del terrorismo en sus escondites y los mataremos, los perseguiremos por todas partes, en las montañas y en el desierto», dijo Abadi.

Abadi declaró el fin de las operaciones militares contra Daesh en el país árabe el 9 de diciembre de 2017.

El 10 de julio de ese año, el primer ministro iraquí había declarado formalmente la victoria sobre los extremistas de Daesh en Mosul, que servía como el principal bastión urbano de los terroristas en el país árabe asolado por el conflicto.

En el período previo a la liberación de Mosul, los soldados del ejército iraquí y los combatientes voluntarios Hashd al-Sha’abi habían logrado grandes avances contra Daesh.

Las fuerzas iraquíes tomaron el control del este de Mosul en enero de 2017 después de 100 días de enfrentamientos, y lanzaron la batalla en el oeste el 19 de febrero del año pasado.

Daesh comenzó una campaña de terror en Irak en 2014, invadiendo vastas extensiones en ataques relámpago.

Fuente