El patriarca Ireneo de Serbia durante la liturgia en el día de la Transfiguración del Señor tocó uno de los puntos más dolorosos desde el punto de vista político y espiritual: los problemas de Kosovo y Metohija.

«No puedo dejar de decir algunas palabras sobre Kosovo, sobre nuestra tierra bendita, nuestra Jerusalén, que está en mayor peligro que nunca en la historia». Acerca de nuestros santuarios en Kosovo y Metohija, del Patriarcado de Pec, Decan, Gracanica y muchos otros santuarios: hay 1300 de esos lugares en Kosovo y Metohija «.

«Durante miles de años, el pueblo serbio ha vivido en Kosovo y Metohija, construyó lugares sagrados ortodoxos allí, los decoró, y los hombres fuertes de este mundo quieren quitárnoslo, como ya lo han ocupado».

El patriarca llamó a los creyentes ortodoxos serbios a orar por la preservación de Kosovo y Metohija y de los templos e iglesias existentes.

Fuente