La posible llegada al poder del candidato presidencial brasileño ultraderechista Jair Bolsonaro ha generado preocupación entre los países aliados de Brasil. El País ha informado este miércoles de que durante las últimas dos semanas ha entrevistado a ocho representantes de embajadas extranjeras en Brasil, algunas de ellas de grandes socios comerciales del país iberoamericano en Europa, América del Norte, Asia y África.

Siete de los ocho, señala el diario español, dan por hecho que Bolsonaro llegará como mínimo a la segunda vuelta de las elecciones y todos creen que, si gana, Brasil sufrirá de inseguridad jurídica y política.

Los diplomáticos estiman que se vería también perjudicada la economía de Brasil, debido a las promesas electorales de Bolsonaro, que afirma que seguirá una política similar a la del presidente de EE.UU., Donald Trump.

Uno de los diplomáticos argumenta que Brasil, a diferencia de EE.UU., “no es un gran agente de la economía global”, por lo que adoptar la política económica estadounidense podría causar graves pérdidas en inversiones. “Esa incertidumbre es lo que más nos preocupa”, dice uno de los ellos.

Bolsonaro, tan partidario de la política del presidente de EE.UU. que lo apodan “el Trump brasileño”, también por sus insultos, ha dicho que los afrodescendientes “no sirven para nada” y ha dejado claro que, de ser elegido, relajará las leyes de control de armas de fuego como en EE.UU., para que cualquier brasileño pueda comprar una.

La semana pasada, el candidato aseguró que si gana las elecciones de octubre sacará al país de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). “Si soy presidente, salgo de la ONU. No sirve para nada esa institución”, afirmó.

Para reforzar su postura, el controvertido diputado dijo que, de estar en el poder, “ya habría sacado a Brasil” de la ONU, “no solo por posicionarse contra Israel, sino por estar siempre al lado de todo lo que no sirve”.

En consonancia con esas palabras, el político ha defendido en distintas ocasiones el acercamiento de Brasil al régimen israelí y ha prometido cerrar la embajada palestina en la capital brasileña, Brasilia.

El “Trump brasileño” espera asimismo emular el inesperado ascenso al poder del actual inquilino de la Casa Blanca. El diario carioca O Globo reveló hace dos semanas que Steve Bannon, ex asesor estratégico del magnate neoyorquino, sería consejero eventual en su campaña presidencial.

Fuente