El presidente de Irán, Hassan Rouhani, dice que no tiene dudas de que la nación iraní saldrá victoriosa frente a las conspiraciones de los enemigos, la última instancia de la que dijo que fueron las sanciones de Estados Unidos contra la República Islámica.

Rouhani enfatizó que los iraníes deben unirse en contra de las conspiraciones tramadas por los enemigos como Israel y Estados Unidos, y agregó que este fue un camino ya mostrado a la nación por el difunto fundador de la República Islámica, el Imam Jomeini.

«Hoy es uno de los días difíciles para Irán contra las conspiraciones extranjeras, pero el camino del fallecido imán puede salvar al pueblo y al país», dijo Rouhani el sábado con motivo del inicio de la Semana del Gobierno de Irán.

Hizo las declaraciones durante una visita al Mausoleo del Imam Khomeini en el sur de Teherán, donde renovó su lealtad a los ideales del fallecido fundador de la República Islámica.

A principios de este mes, el presidente estadounidense, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva, reimplantando una primera ronda de sanciones contra Irán que apuntan a la compra de dólares estadounidenses, el comercio de oro y otros metales preciosos, así como al sector automotriz.

Las sanciones se produjeron tres meses después de que Trump retirara a Washington del acuerdo nuclear de 2015 con Irán a pesar de las objeciones de las otras partes en el acuerdo, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Rusia y China, y la comunidad internacional.

En noviembre, se reestablecerá una segunda ronda de sanciones estadounidenses contra la industria petrolera iraní, el Banco Central, los operadores portuarios y los sectores de energía y embarque.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha firmado una orden ejecutiva que reimpone muchas sanciones a Irán para imponer «la máxima presión económica» sobre la República Islámica.
Funcionarios iraníes han dicho que las medidas estadounidenses equivalen a una «guerra económica» en el país.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, dijo en julio que la República Islámica había presentado una queja ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por lo que describió como la medida «ilegal» de Washington para reimponer sanciones «unilaterales» contra Teherán.

Con base en la demanda de Irán, las sanciones de Estados Unidos violan el Tratado de Amistad y Relaciones Económicas firmado por los dos países en 1955.

Según los informes, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se está preparando para comenzar a escuchar el desafío legal de Irán contra las renovadas prohibiciones estadounidenses el próximo lunes.

En otra parte de sus comentarios, el presidente de Irán enfatizó que su administración intentará todo en su capacidad para reducir el impacto de las sanciones en la vida de los iraníes.

«Somos conscientes del dolor, el sufrimiento y los problemas de la gente y hacemos nuestro mejor esfuerzo para reducirlos. No hay dudas sobre la victoria final de la nación sobre el enemigo», dijo Rouhani.

A través de la unidad y la solidaridad, agregó, la nación «pudo frustrar los esfuerzos de los grupos de presión sionistas en el Senado de los EE. UU. Y la Cámara de Representantes, así como las conspiraciones estadounidenses en el Consejo de Seguridad de la ONU».

«La resistencia contra las conspiraciones es el deber de todos nosotros y podemos superar estos problemas a través de la unidad y la solidaridad», dijo el presidente iraní.

También llamó a los funcionarios del gobierno a explicar sus esfuerzos y logros a la gente durante la Semana del Gobierno.

Fuente