El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, defendió el martes la coalición liderada por Arabia Saudita que interviene militarmente en Yemen, a la que la ONU acusa de cometer «crímenes de guerra», pero aseguró que el apoyo de Washington no es «incondicional».

Los comentarios del jefe del Pentágono, llegan el mismo día en que una misión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU acusó a la coalición liderada por Riad de ser responsable de «crímenes de guerra», por los bombardeos aéreos que han terminado con la vida de decenas de niños desde principios de agosto en Yemen. Estados Unidos está suministrando a esta coalición, que incluye principalmente a los Emiratos Árabes, combustible y entrenamiento militar.

«Durante varios años, hemos cooperado con los saudíes y los Emiratos, haciendo todo lo que podemos para reducir el riesgo de que personas inocentes sean heridas o mueran», declaró Mattis, en una conferencia de prensa.

Sin embargo, Mattis puntualizó que el apoyo de Estados Unidos tiene sus límites. «No es incondicional», dijo, señalando que la coalición debe hacer «todo lo humanamente posible para evitar cualquier pérdida inocente de vidas, y respalda el proceso de paz mediado por la ONU».

El Ejército de Estados Unidos comparte con los pilotos aliados sus técnicas para lanzar ataques contra el enemigo y al mismo tiempo salvar civiles al máximo, pero la coalición ha sido acusada de múltiples errores, incluidos los ataques aéreos que mataron a 26 niños, el 23 de agosto, en el oeste de Yemen.

«Hemos visto pilotos que reconocen en pleno vuelo los peligros de una misión y se niegan a lanzar bombas a pesar de estar autorizados», agregó. «Hemos visto procedimientos establecidos para delinear zonas de exclusión alrededor de escuelas y hospitales».

Fuente