Organizaciones populares de Panamá realizan actividades para promover el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ese país centroamericano y Palestina.

Panamá es uno de los tres países de la región latinoamericana que no reconocen la soberanía del Estado Palestino a pesar del supuesto compromiso de sus autoridades por impulsar el establecimiento de dos estados como respuesta al conflicto palestino-israelí, dando pie a que organizaciones populares se encarguen de hacer visible en el istmo la lucha de este pueblo del Oriente Medio.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, se reunió en mayo pasado, en la ciudad de Ramalá, en el norte de la ocupada Cisjordania, con su homólogo palestino, Mahmud Abás; tras su regreso al país no quedó claro para la ciudadanía la situación actual entre ambas naciones.

Los panameños ven en la lucha del pueblo palestino similitudes a la realidad experimentada por el país canalero durante unos 97 años de presencia colonial estadounidense en la antigua Zona del Canal.

Actividades como foros, conversatorios o marchas de solidaridad con el pueblo palestino tienen lugar con frecuencia en el país centroamericano, inspirado sobre todo por aquellos panameños comprometidos con los intereses populares y la paz en el planeta.

 

Fuente