El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llamó a los venezolanos que abandonaron el país a regresar y dejar de ser «esclavos económicos … limpiando inodoros en el extranjero».

Durante un discurso televisado, Maduro acusó a los gobiernos derechistas de la región de atraer a los migrantes, y dijo que se enfrentaron a la discriminación, la persecución económica y la esclavitud en Colombia y Perú.

Mientras la nación de la OPEP lucha contra la creciente inflación, la escasez de alimentos y medicinas, ha habido un dramático repunte de la migración con miles de venezolanos que se van cada semana este verano. La mayoría se dirigió a Colombia y Perú, donde los países dicen que están luchando por acomodar la gran afluencia.

Cerca de 1 millón de venezolanos viven en Colombia y más de 400,000 en Perú, según funcionarios de migración de los dos países andinos.

Se espera que ministros de Exteriores de varios países sudamericanos se reúnan en Ecuador la próxima semana para analizar la crisis migratoria venezolana. Perú también ha convocado una reunión en la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas para discutir el tema.

 

Reuters

Fuente