Por mayoría  de los miembros del Tribunal Superior Electoral de Brasil optaron por que el ex presidente Luis Inácio Lula da Silva no pueda participar en los comicios presidenciales de este año, por la condena por cargos de corrupción que lo mantiene recluido.

El fallo preliminar por cuatro votos a favor y uno en contra del organismo conformado por siete personas despeja parte de la incertidumbre sobre las elecciones de este año, pese a que los defensores legales del exmandatario señalaron que apelarán cualquier decisión adversa ante el Supremo Tribunal Federal.

Lula cumple una sentencia de 12 años por lavado de dinero, pero se colocó como el candidato puntero en las encuestas, pese a estar encarcelado. La ley brasileña señala que el expresidente es inelegible para postularse a un cargo de elección popular, debido a que su sentencia condenatoria fue ratificada en la apelación inicial.

El exmandatario y los integrantes del Partido de los Trabajadores esperan que el Tribunal, que tome las decisiones finales sobre las candidaturas, le permita participar en la contienda. Además, cree tener el derecho de postularse, ya que ve su condena como una persecución política.