Israel ha acogido con beneplácito una maniobra polémica de los Estados Unidos para recortar los fondos a una agencia de las Naciones Unidas que apoya a los refugiados palestinos en todo el Medio Oriente.

Estados Unidos anunció el viernes que ha «revisado cuidadosamente» el programa de ayuda y «ya no comprometerá más fondos para esta operación irremediablemente defectuosa».

La decisión tomada por la administración del presidente Donald Trump recorta unos 300 millones de dólares del apoyo planificado a la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA), de 70 años de antigüedad.

Sin embargo, Israel apoyó la medida que ha sumido a la agencia en una crisis financiera, según un funcionario de la oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que habló bajo condición de anonimato.

«Consolidar el estatus de refugiado de los palestinos es uno de los problemas que perpetúan el conflicto», dijo el funcionario, según citó el AFP.

Trump se ha quejado anteriormente de que Washington no recibió «aprecio ni respeto» por la ayuda que brindó a la región.

Los refugiados palestinos reciben chequeos médicos y ayuda del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA). (Foto de archivo AFP)
También ha amenazado este año con cortar la ayuda a los palestinos por lo que llamó su falta de voluntad para negociar con Israel.

Cientos de miles de palestinos huyeron o fueron obligados a abandonar sus hogares durante la guerra que condujo a la creación del régimen israelí en 1948.

El presidente palestino Mahmoud Abbas denunció el viernes la decisión estadounidense como un «ataque flagrante» contra los palestinos, dijo su portavoz.

Durante décadas, el OOPS ha proporcionado servicios de atención médica, educación y servicios sociales a los palestinos en Cisjordania, la Franja de Gaza, Jordania, Siria y el Líbano.

La administración Trump, que está preparando su propio plan de paz israelí-palestino, dijo por separado la semana pasada que recortará los 200 millones de dólares destinados a la ayuda directa de Estados Unidos a la Autoridad Palestina. Dijo que el presupuesto sería «redireccionado» a otra parte.

La pérdida de fondos será dura para los palestinos, según Ghassan Khatib, vicepresidente de desarrollo y comunicaciones de la Universidad de Birzeit, cerca de la ciudad ocupada de Cisjordania de Ramallah. Pero, dijo, hará poco para cambiar el estatus de estas personas como refugiados.

Mientras tanto, una ex legisladora israelí, Einat Wilf, dijo que estaría feliz de ver el final de UNRWA, que ella describió como el mayor obstáculo para la paz en la región.

«UNRWA ha permitido que la identidad nacional palestina se una alrededor del derecho al retorno y la ruina de Israel», dijo.

Se estima que cinco millones de refugiados y sus descendientes son actualmente elegibles en toda la región.

El «derecho de retorno» de los refugiados a su patria ha sido durante mucho tiempo uno de los temas clave del conflicto israelí-palestino de larga data. Israel rechaza el derecho, diciendo que representa un intento de los palestinos de destruir a Israel por el peso de los números.

Según un informe del mes pasado, Trump a principios de septiembre expondrá su política sobre el tema. Se dice que su administración produce un informe que reconocería solo a medio millón de palestinos, que deberían considerarse legítimamente refugiados.

El plan, según el informe, rechaza la designación de la ONU, según la cual millones de descendientes de los refugiados también se consideran refugiados.

Fuente