“Las sucesivas decisiones estadounidenses suponen un flagrante ataque contra el pueblo palestino y un desafío a las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU)”, ha indicado este viernes Nabil Abu Rudeina, portavoz del presidente palestino, Mahmud Abás.

El Departamento de Estado estadounidense ha informado esta misma jornada del recorte de todo el presupuesto destinado a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), por considerar que es “una operación irremediablemente fallida”.

“Este tipo de castigo no logrará cambiar el hecho de que EE.UU. ya no tiene ningún rol en la región y que no es parte de la solución (de la causa palestina)”, ha afirmado Rudeina.

Los expertos han resaltado que esta medida de Washington impactará en los servicios que provee a millones de personas y que se le quitaría a la mayoría de los palestinos el derecho al retorno a su patria.

Por su parte, el embajador palestino en Washington, Husam Zomlot, ha advertido que el recorte de ayuda a la UNRWA muestra que EE.UU. está renunciando a sus compromisos y responsabilidades internacionales.

“Al adoptar las posiciones más extremas de Israel en todos los temas, incluidos los derechos de más de cinco millones de refugiados palestinos, la Administración de EE.UU. ha perdido su condición de mediador y no solo está socavando una situación ya inestable, sino también las posibilidades para la paz futura en el Oriente Medio”, ha denunciado Zomlot.

La semana pasada, el jefe de la agencia de ayuda de la ONU para los Palestinos, Pierre Krähenbühl, dijo que el recorte de los fondos a la UNRWA en enero, se realizó con el fin de castigar a los palestinos por sus críticas al reconocimiento estadounidense de la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como la capital de Israel.

Fuente