Imágenes satelitales muestran que Corea del Norte se está preparando para un desfile militar con motivo del 70.° aniversario de la fundación del país.

Para el próximo 9 de septiembre, Pyongyang está organizando una serie de grandes eventos, incluido un desfile militar, posibles visitas de delegaciones extranjeras y, por primera vez en cinco años, una actuación coreografiada masiva, conocida como “Los juegos de masas”.

Los analistas consultados este sábado por la agencia británica de noticias Reuters han explicado que, las imágenes satelitales muestran que el desfile militar será muy similar al del 8 de febrero, salvo que no hay indicios de la participación de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés).

“Por el momento, este desfile se ve bastante similar, sino algo más pequeño que el de febrero”, dijo Jeffrey Lewis, director del Programa de No Proliferación del Este de Asia en el Instituto Middlebury para Estudios Internacionales de California.

Entre las armas que el equipo de Middlebury descubrió en las tomas satelitales del 22 de agosto del campo de entrenamiento Mirim Parade de Corea del Norte figuran tanques, artillería autopropulsada, portadores de infantería, misiles antiaéreos y lanzacohetes.

Otro análisis de las imágenes satelitales, realizado por Joseph Bermudez en el sitio web 38 North Stimson Center, tampoco ha encontrado indicios de los ICBM, pero ha pronosticado que el desfile de septiembre “será considerablemente más grande” que el de principios de este año.

De acuerdo con Bermudez, si existen misiles balísticos intercontinentales u otros misiles de gran tamaño, “es probable que permanezcan ocultos bajo los refugios en el área de almacenamiento de equipos pesados ​​hasta el día del desfile”, no obstante, ha subrayado que en este momento todo es “solo especulación”.

El desfile militar de Corea del Norte se realizará mientras rondan preocupaciones del posible estancamiento de los esfuerzos diplomáticos para desnuclearizar la península coreana. Pyongyang, por una parte, y Seúl y Washington, por la otra, se acusan mutuamente por la falta de progreso en las negociaciones.

Las contrapartes creían que la reunión, celebrada en junio entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, podría resultar en la pronta desnuclearización de la península, pero al parecer no está logrando su propósito.