El Gobierno de Venezuela asevera que con esta medida, EE.UU. impone un castigo colectivo valiéndose de su poderío económico.

El Gobierno de Venezuela manifestó este domingo su profunda preocupación por la decisión del Gobierno de Estados Unidos de eliminar el financiamiento a la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Medio Oriente (Unrwa).

Mediante un comunicado, la cancillería venezolana sostuvo que con esta decisión, lejos de contribuir con la estabilidad de la región, EE.UU.  pone en riesgo a millones de personas, «a quienes les impone un castigo colectivo valiéndose de su poderío económico».

Aseveró que «Estados Unidos demuestra una vez más su desdén por el sistema multilateral y su apuesta por el unilateralismo que solo conduce hacia la arbitrariedad a la ley del más fuerte».

Destacó que esta medida, que indicó como «despiadada», «puede quizás ser la más parcializada y extrema que ha tomado EE.UU. desde 1948 en relación al conflicto entre Israel y Palestina», al tiempo que resalta que «por más de 70 años, el pueblo palestino ha repudiado todos los intentos de imponerle acuerdos que eliminen su nacionalidad, impidan el retorno de quienes han sido expulsados de su país, y les roben sus territorios».

El documento, reconoció la labor de los trabajadores que la Unrwa, quienes a pesar de todos los desafíos, han intentado continuar con la causa de proteger los derechos humanos de los refugiados palestinos.

Rechazando, además, lo que categorizó como una campaña de desprestigio en contra del organismo. «Reiteramos nuestra convicción de que la paz duradera se alcanza mediante el diálogo en condiciones de respeto y justicia, y no a través de la coerción», señala el comunicado de Venezuela. La hermandad entre el pueblo de Palestina y el pueblo de Venezuela, se sustenta desde la llegada de Hugo Chávez al Gobierno. En los casi veinte años de Revolución Bolivariana, las relaciones entre ambos países se ha profundizado y consolidado.

Fuente