Teherán rechazó antes los informes de
los medios de que estaba entregando misiles balísticos de corto alcance y tecnología asociada a las milicias chiítas en Irak, calificando los reclamos de «falsos y ridículos».

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha dicho que Israel no se limitaría a Siria si sintiera la necesidad de lidiar con las «amenazas iraníes» en la región.

«Ciertamente estamos monitoreando todo lo que está sucediendo en Siria, y con respecto a las amenazas iraníes, no nos estamos limitando a territorio sirio. Esto también debe ser claro», dijo Lieberman, hablando en una conferencia de prensa en Jerusalén el lunes, de acuerdo con Reuters.

Cuando se le preguntó directamente si Israel podría atacar a Irak, Lieberman respondió: «Estoy diciendo que manejaremos cualquier amenaza iraní, sin importar de dónde provenga … La libertad de Israel es total. Retenemos esta libertad de acción», dijo el ministro.

El domingo, el Ministerio de Relaciones Exteriores iraquí dijo que estaba «asombrado» por los informes de prensa anteriores sobre el presunto envío de misiles de Irán a Irak, y subrayó que los reclamos eran «sin pruebas».
La declaración de Bagdad se produjo después de una fuerte reprimenda por los rumores de Teherán, en la que el Ministerio de Relaciones Exteriores iraní calificó la información de «inaceptable y falsa» y dijo que estaba destinada a «perpetuar las amenazas políticas contra Irán».

Se prohíbe a Irán, que posee una sólida industria nacional de misiles y posee más de 1.000 misiles de corto y mediano alcance en su arsenal, transferir estas armas a terceros países en virtud del Plan de Acción Integral Conjunto, también conocido como el acuerdo nuclear de Irán. . Las tensiones entre Israel y su aliado estadounidense por un lado e Irán por el otro escalaron a principios de este año luego de que Washington se retiró del acuerdo nuclear con Irán y volvió a imponer sanciones económicas contra la República Islámica.

A fines del mes pasado, Reuters informó, citando fuentes anónimas iraníes y funcionarios de inteligencia iraquíes y occidentales anónimos, que Teherán supuestamente suministró «un par de docenas» de misiles balísticos de corto alcance y los medios para su producción en Iraq en los últimos meses como un elemento de disuasión contra posibles agresiones extranjeras.

Fuente