El vicejefe de Gabinete de Argentina, Mario Quintana, renunció este martes luego de rechazar el trabajo que le ofreció Presidencia de coordinar las empresas privadas en las que tiene participación el Estado.

Quintana fue uno de los ministros que quedó sin trabajo cuando el presidente Mauricio Macri redujo los ministerios de 19 a 10.

Luego de presentar su renuncia indeclinable, Quintana se despidió de su equipo de trabajo en el primer piso de la Casa Rosada. Medios locales informaron que para la ocasión leyó un poema del monje budista Thich Nhat Hahn que inicia con la frase “No digas que partiré mañana porque todavía estoy llegando».

La renuncia de Quintana se hizo efectiva 20 días después de que vendiera todas las acciones que tenía en la empresa Farmacity, luego de que un informe de Periodismo para Todos revelara que tenía un importante rol en la toma de decisiones en la empresa.

Otro ministro que perdió su cargo con el cambio en el ejecutivo fue Gustavo Lopetegui, quien también tenía un cargo de vicejefe de gabinete en el gobierno Macri. Lopetegui decidió continuar en el ejecutivo como asesor presidencial, cargo para el cual no se ha hecho público el rol.

Gustavo Lopetegui y Mario Quintana eran considerados los ‘superministros’ del presidente Mauricio Macri. Tenían control sobre las demás carteras y le reportaban sus acciones a Macri.

El cambio es un gesto político para mostrar un ahorro en el gasto público. Hace parte de un paquete de medidas para ajustar el expendio y aumentar la recaudación con el fin de hacerle frente a la crisis económica que vive el país.

Fuente