El comandante en jefe de Israel elogió la capacidad de las FDI en una carta a los miembros del gobierno y el parlamento. Aparentemente, esto se produjo en respuesta a un informe del organismo de control de las FDI, que sostenía que los recortes de mano de obra habían socavado la eficiencia del ejército.

Gadi Eisenkot, jefe del estado mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), dijo a los legisladores que el ejército estaba listo para cualquier escenario en caso de que se desarrolle una guerra. «Las FDI están en un alto nivel de preparación y preparación para la guerra con respecto a cualquier escenario de amenaza», escribió en una carta a los miembros del gabinete de seguridad y el comité parlamentario sobre asuntos exteriores y defensa, visto por The Times of Israel.

En la carta, que se adjuntó a un informe clasificado, también elogió la «inteligencia y superioridad aérea de Israel, sus capacidades en tierra y su abundante experiencia operativa, que se prueba a diario en todos los teatros de guerra».

Su declaración se produjo pocos meses después de que Yitzhak Brick, un ombudsman de las FDI, advirtiera que los militares no estaban preparados para la siguiente guerra. En un informe anual publicado a fines de junio, citó una aguda escasez de médicos y psiquiatras, así como el efecto negativo de las medidas de reducción de costos en la moral de los jóvenes oficiales y suboficiales.

Culpó de estas fallas a la estrategia quinquenal de 2015, apodada Gideon, que redujo el número de soldados de carrera a menos de 40,000, disolvió algunas unidades y formó otras en un intento por hacer más eficientes a los militares.

También en 2015, el servicio militar obligatorio se redujo en tres meses para los hombres. Según el informe de Brick, cuando se combinaron con los recortes de mano de obra, esto causó que los oficiales restantes hicieran más para compensar la diferencia, lo que resultó en agotamiento y pérdida de motivación.

Fuente