El enviado especial de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, pidió al presidente ruso Vladimir Putin y al presidente turco Recep Tayyip Erdogan que hablen y encuentren una ‘solución blanda’ para Idlib, en una conferencia de prensa en Ginebra el martes.

«Nuestro llamamiento, si me permite al presidente Putin y al presidente Erdogan, para hablar e ir más allá quizás de las discusiones técnicas, y encontrar una solución que pueda ser una solución suave a esta crisis», subrayó De Mistura.

El enviado de la ONU también advirtió contra un bombardeo contra Idlib, el último bastión militante en Siria. Se hizo eco de una declaración anterior del presidente estadounidense, Donald Trump, que advirtió que un asalto a Idlib sería «un grave error humanitario».

El ejército árabe sirio ha avanzado recientemente en las áreas que rodean a Idlib Governorate, en preparación para una ofensiva final en posiciones ocupadas por terroristas.

Fuente