Israel se compromete a seguir comportándose como un estado canalla, al igual que su patrocinador imperial de los Estados Unidos.

Hablando el jueves durante una visita a la frontera con Líbano, el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, declaró que Israel no estará sujeto a ningún acuerdo internacional alcanzado en la posguerra Siria, y no respetará ningún acuerdo de ese tipo.

Lieberman dice que Israel considera que todos los acuerdos y entendimientos alcanzados son irrelevantes, y que la política se basará estrictamente en las propias prioridades militares de Israel. Claramente, este comentario se centra en los repetidos ataques de Israel contra Siria a lo largo de la guerra.

Los funcionarios israelíes durante toda la guerra dijeron que se oponen a que Assad permanezca en el poder, viendo eso equivale a una victoria iraní. También han considerado oportuno atacar sitios militares sirios con el menor pretexto, y a veces sin razón aparente.

Con la supervivencia de Assad prácticamente segura en este punto, Lieberman probablemente está preparando el escenario para que Israel continúe atacando sitios militares sirios intermitentemente en la era de posguerra.

Fuente