Los objetivos finales que tiene Moscú en Siria no coinciden por completo con los fines de Teherán y Ankara, declaró el canciller ruso, Serguéi Lavrov.

«Nuestros objetivos finales en Siria están lejos de coincidir por completo con los socios de formato de Astaná, Irán y Turquía», dijo en un programa en el Canal 1.

Al mismo tiempo el ministro ruso aseguró que los tres países buscan «poner fin a la guerra (en Siria) y crear condiciones para que los sirios puedan decidir su futuro sin intervenciones externas».

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto armado en el que las tropas gubernamentales se enfrentan a facciones beligerantes de la oposición y a grupos terroristas. Según datos de la ONU, unas 400.000 personas perdieron la vida en el conflicto.

La solución del conflicto se busca en dos plataformas, la de Ginebra, bajo los auspicios de la ONU, y la de Astaná, copatrocinada por Rusia, Turquía e Irán, que también actúan como países garantes de la tregua siria, establecida a finales de 2016.

Fuente