El reemplazo del fiscal principal en el juicio de un pastor estadounidense en Turquía podría ser un cambio positivo, dijo el abogado del clérigo, aunque dijo que sería incorrecto esperar que anuncie su liberación.  El caso de Andrew Brunson, un pastor evangélico, que ha vivido en Turquía durante décadas y está siendo juzgado por cargos de terrorismo, ha estado en el centro de una disputa amarga entre los aliados de la OTAN, Washington y Ankara.

La crisis ha provocado que el presidente Donald Trump imponga sanciones a Turquía y duplique los aranceles comerciales, lo que agrava la caída de la lira turca que repercutió en los mercados globales. Después de permanecer detenido durante 21 meses, Brunson fue trasladado a arresto domiciliario en julio con una prohibición de viajar. Si es declarado culpable, podría ser encarcelado por hasta 35 años. Él niega los cargos.

El miércoles, el principal fiscal que preparó el caso contra Brunson fue removido del caso. No se proporcionó ninguna explicación, aunque los cambios de jueces o fiscales a mitad de caso no son infrecuentes en Turquía.

«El fiscal ha tenido un impacto negativo en la dirección del juicio», dijo Ismail Cem Halavurt, abogado de Brunson. «Constantemente ha agregado nuevos testimonios de testigos anónimos que no tuvieron nada que ver con mi cliente», dijo.

«Ahora su eliminación podría ser una señal de que la voluntad sobre este caso está cambiando», dijo, pero agregó: «No está bien decir que podría ser liberado en base a este desarrollo». Tendremos que esperar y ver.»

Mientras que los fiscales turcos son frecuentemente reemplazados a la mitad de un juicio, la medida ha atraído la atención dado el gran interés del caso. Washington ha convertido el asunto Brunson, una de las muchas disputas que tiene con Turquía, en el tema central que debe resolverse como una condición para mejorar las relaciones.

El presidente Tayyip Erdogan relacionó la liberación del clérigo con la demanda de Turquía para que Washington extradite a Fethullah Gülen, un imán residente en Pennsylvania y ex aliado del AKP que, según Turquía, estaba detrás del frustrado golpe de julio de 2016. Niega la acusación. Trump el mes pasado exigió la liberación incondicional de Brunson, llamándolo «gran rehén patriota», luego del colapso de un acuerdo que podría haberlo liberado.

Ankara ha dicho en repetidas ocasiones que el caso debe ser decidido por los tribunales, criticando lo que dijo era el desprecio de los Estados Unidos por el proceso legal de Turquía. La próxima audiencia de Brunson está programada para el 12 de octubre.

Fuente