El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, dijo el jueves al diario Rheinische Post que se uniría a las protestas en Chemnitz si no fuera ministro.

«Hay mucha … indignación en la población por este asesinato, según tengo entendido. Si no fuera ministro, habría salido a las calles como ciudadano, por supuesto, no junto con radicales», dijo Seehofer a los medios. .

El ministro hizo hincapié en que había tolerancia cero hacia las fuerzas que utilizaron este incidente para incitar a la violencia.

Anteriormente, un ciudadano alemán de 35 años, Daniel Hillig, fue apuñalado hasta la muerte en una pelea el 26 de agosto. Su muerte dio lugar a varios mítines en Chemnitz. El 27 de agosto se realizaron dos concentraciones en el centro de Chemnitz, una reunión antinazi y una protesta organizada por el movimiento Pro Chemnitz. Varios radicales de derecha exigían que todos los inmigrantes indocumentados fueran deportados.

Según informes de los medios, que citan a la policía local, 18 personas, incluidos tres policías, resultaron heridas en las manifestaciones de Chemnitz, mientras que cientos han sido detenidos.

Fuente