EEUU ahora lanza «bombas desinformativas» para desestabilizar a los gobiernos de otros países, dijo a Sputnik el presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Fernando González Llort, uno de los Cinco Héroes cubanos.

«Ahora no serán bombas explotando, pero al final son ‘bombas’ de otra índole, bombas simbólicas, desinformativas, las bombas de las mentiras, las de la judicialización de líderes progresistas y revolucionarios en todas partes del mundo».

Lo que sucede hoy en Siria y en otros países del mundo, opinó González Llort, «aunque nuestros adversarios políticos y enemigos históricos de la nación cubana se empeñan en calificar de ‘guerras blandas’, no dejan de ser también atentados contra los objetivos que se proponen nuestros pueblos».

El mundo sigue siendo una víctima del flagelo del terrorismo, y en Cuba condenamos todas sus formas y prácticas, principalmente el terrorismo de Estado», subrayó.

González Llort –quien ostenta el título honorífico de Héroe de la República de Cuba- es uno de los integrantes del grupo de los Cinco, considerados en la isla como luchadores antiterroristas, y que cumplieron largas condenas en cárceles de EEUU por monitorear las actividades de grupos extremistas de origen cubano radicados en el sur de Florida.

Arrestado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) junto a sus compañeros el 12 septiembre de 1998, el actual presidente del ICAP fue condenado a 19 años de cárcel, de los que cumplió casi 16 de encierro, hasta su liberación en diciembre de 2014, gracias a una intensa campaña internacional desplegada a favor de la libertad de los Cinco cubanos.

«Nunca podemos olvidarnos que cuando esos mecanismos de dominación no les funcionen, volverán a acudir a los que emplean históricamente, que son las bombas reales, recurrirán a la violencia», subrayó.

«No nos engañemos —agregó González Llort—, esas son las estrategias de hoy mientras les sean útiles, y donde y cuando no les resulten, regresarán, como pasa hoy en Siria, a las bombas reales, y Cuba siempre ha estado alerta precisamente por tener la experiencia de esos 60 años de agresiones, por sus miles de víctimas».

Insistió que cuando se habla de terrorismo de Estado, no podía dejarse de mencionar el bloqueo económico, comercial y financiero que EEUU impone a Cuba hace más de medio siglo, que «a su manera, también es un acto terrorista».Fernando reiteró en la comparación, «porque es y está explícitamente expresado como objetivo de esa política cuando se estableció [en 1962], en un documento del Departamento de Estado [cancillería] de EEUU, que lo que se proponía era causar hambre, necesidades y crear obstáculos al pueblo de Cuba para que se levantara en contra de su Gobierno, porque sabían que el pueblo cubano apoyaba y apoya al gobierno revolucionario».

«¿Cuán antidemocrático es eso?— cuestionó el activista cubano—. Que un pueblo tenga esa voluntad y esa decisión, y se le trate de cambiar desde el exterior utilizando esos métodos criminales, para que cambie su percepción y opinión sobre su Gobierno».

«A ellos [EEUU], que se llaman paladines de la democracia, ¿cuán antidemocrático y cuán criminal es hacer sufrir a un pueblo y pasar necesidades de esa manera?, con la idea enfermiza que culpen al Gobierno y le quiten su apoyo, y eso no ha sucedido por los niveles de conciencia de nuestro pueblo», enfatizó.

González Llort se refirió también a la jornada anual ‘Tenemos Memoria’, que comenzó el 4 de septiembre y culmina el 6 de octubre, «porque estamos comprometidos a fortalecer la lucha contra el terrorismo y la lucha contra el bloqueo de EEUU a Cuba, porque no podemos olvidar que nuestros adversarios también quieren que no miremos atrás».

Las fechas elegidas para iniciar y concluir la jornada coinciden con el 20 aniversario del asesinato en La Habana del joven italiano Fabio Di Celmo, el 4 de septiembre de 1998, a consecuencia de la explosión de una bomba en el hotel Copacabana, acción organizada por el connotado terrorista de origen cubano recientemente fallecido en Miami, Luis Posada Carriles, y ejecutada por el mercenario salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León.

La jornada concluirá coincidiendo con el aniversario 42 del atentado contra una aeronave de Cubana de Aviación, el 6 de octubre de 1976, donde perdieron la vida 73 personas en pleno vuelo sobre aguas de la isla caribeña de Barbados, por la explosión de una bomba colocada por los mercenarios venezolanos Hernán Ricardo y Freddy Lugo, que cumplían órdenes de Posada Carriles.

«Creo que no podemos ser presa de la historia —apuntó—, pero tampoco podemos olvidarla, porque quien olvida su historia, fracasa y desaparece, y los objetivos que alguna vez se propuso se esfuman».

«El día que a nosotros nos borren de este proyecto social, nos van a desaparecer como Nación, entonces no podemos olvidar nuestra historia, y ese es uno de los objetivos de esta jornada, recordar que esos métodos siguen presentes en el arsenal de nuestros enemigos», señaló.

«Los objetivos de ayer no están desvinculados de los que usan hoy, y cuando esos no les den resultados, recurrirán de nuevo a esos métodos que ahora condenamos aquí: el terrorismo», enfatizó González Llort.

Fuente