El principal candidato en las elecciones presidenciales de Brasil está en condición grave pero estable después de haber sido apuñalado por un agresor en un mitin de campaña el jueves, dijeron médicos, empujando una ya caótica campaña a un mayor desorden.

El congresista de extrema derecha Jair Bolsonaro, una figura controvertida que ha enfurecido a muchos brasileños durante años con comentarios divisivos, pero tiene seguidores devotos entre los votantes conservadores, podría tomar dos meses para recuperarse completamente y pasará al menos una semana en el hospital, dijo Dr. Luiz Henrique Borsato, quien operó al candidato.

«Sus heridas internas eran graves y ponían en riesgo la vida del paciente», dijo Borsato, y agregó que un serio desafío ahora sería prevenir una infección que podría ser causada por la perforación de los intestinos de Bolsonaro.

El ataque a Bolsonaro, de 63 años, es un giro dramático en lo que ya era la elección más impredecible de Brasil desde el retorno del país a la democracia hace tres décadas. Las investigaciones de corrupción han encarcelado a decenas de poderosos hombres de negocios y políticos en los últimos años, y han alienado a los votantes enfurecidos.

Su hijo Flavio Bolsonaro destacó en su cuenta de Twitter que «lamentablemente fue más serio de lo que esperábamos».

«La perforación alcanzó parte de su hígado, pulmón e intestino», escribió. «Perdió mucha sangre, llegó al hospital (…) casi muerto. Parece haberse estabilizado ahora. ¡Por favor, oren por él!», añadió.

La policía en el estado de Minas Gerais, donde se produjo el ataque, dijo a Reuters que detuvo a un hombre en el lugar, pero no identificó al sospechoso.

El canal de televisión Globo TV mostró imágenes de Bolsonaro en medio de una multitud de partidarios en Juiz de Fora, en Minas Gerais, cuando fue apuñalado.

Bolsonaro gritó de dolor tras el ataque y cayó hacia atrás, en brazos de quienes lo rodeaban. A la multitud le tomó unos momentos darse cuenta de lo que había ocurrido antes de sacarlo rápidamente del lugar.

Fuente