En la región de Basora se han venido presentando manifestaciones por parte de sus pobladores en contra de la gestión gubernamental ejercida en esa provincia.
El Gobierno de Irak decretó toque de queda en la provincia de Basora, localidad cercana al Golfo Pérsico, al sur de la nación. Las autoridades decidieron implementar esta medida tras el asesinato de seis manifestantes por presunta represión policial.

Este anuncio se llevó a cabo a través de un comunicado emitido por la Comandancia de Operaciones de Basora este jueves.

«Anunciamos la imposición de un toque de queda en la capital y en las zonas de alrededor de Basora a partir de las 15.00 hora local hasta nuevo aviso», reza el comunicado.

El portavoz del Ministerio de Sanidad iraquí, Seif al Badr, informó que además cinco personas fueron heridas en las manifestaciones que exigían mejora en la calidad sanitaria de la región, ante las complicaciones de salud que se han presentado a raíz de la contaminación de agua en esa zona.

En este contexto, se informó el fallecimiento de un manifestante este miércoles, según declaraciones de los asistentes a las protestas la policía local está haciendo uso de bombas reales y gas lacrimógeno como estrategia para dispersar a los manifestantes.

Según datos oficiales, se contabilizan unos 18.000 intoxicados por la contaminación de los pozos de agua ubicados en Basora.

Fuente