Miles de yemeníes se congregaron en la provincia de Sa’ada, en el noroeste del país, pidiendo el enjuiciamiento de la coalición encabezada por Arabia Saudita por un ataque aéreo el mes pasado que mató a decenas de personas, incluidos 40 niños que viajaban en un autobús.

Los manifestantes llevaron el miércoles enormes fotos de algunos de los niños muertos en los ataques aéreos mientras caminaban por la carretera principal de la ciudad. Otras pancartas instaron a boicotear los productos estadounidenses. Dirigiéndose a la multitud, un funcionario Houthi pidió al Consejo de Seguridad de la ONU y al Tribunal Internacional de Justicia que «demuestren su humanidad».

«Insistimos en que todos los países que apoyan esta coalición criminal con armas están directamente involucrados en el derramamiento de sangre contra niños y mujeres en nuestro país», dijo Abdel Salam al-Seliehy.

«(Esos países) estarán obsesionados por la vergüenza de este crimen y no escapará a una acción legal», agregó.

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos reciben apoyo político occidental y compran miles de millones de dólares al año en armas de los Estados Unidos y las potencias europeas, incluidos Gran Bretaña y Francia.

La población de Yemen ha estado bajo ataques masivos de la coalición liderada por Arabia Saudí durante más de tres años. Desde marzo de 2015, Arabia Saudita y algunos de sus aliados árabes han estado llevando a cabo ataques aéreos contra el movimiento Houthi Ansarullah en un intento por restaurar el poder del ex presidente fugitivo Abd Rabbuh Mansour Hadi, un aliado cercano de Riad.

Más de 15,000 yemeníes, incluyendo miles de mujeres y niños, han perdido la vida en la campaña militar mortal.

Fuente