Este domingo Suecia llevará a cabo los comicios generales para elegir a los miembros del Parlamento (Riksdag) que a su vez, elegirán al primer ministro.

Más de siete millones de suecos son llamados a las urnas para elegir a los diputados, que gobernarán por un período de cuatro años.

El Parlamento sueco está compuesto por un total de 349 diputados, que se distribuyen entre los partidos en función de los votos obtenidos en las elecciones generales.

Para que un partido consiga representación en el Parlamento debe recibir por lo menos el 4 por ciento de los votos en todo el país o 12 por cuento de los votos en una circunscripción electoral.

Actualmente el Riksdag está compuesto de la siguiente manera:

— Partido Socialdemócrata: 113 escaños

— Partido Moderado: 83 escaños

— Partido Demócratas de Suecia: 42 escaños

— Partido Ecologista los Verdes: 25 escaños

— Partido de Centro: 22 escaños

— Partido de Izquierda: 21 escaños

— Partido Liberal: 19 escaños

— Partido Democristiano: 16 escaños

Ocho miembros abandonaron su partido desde las elecciones de 2014. Los miembros siguen en el parlamento, pero sin nombres de partido.

La incertidumbre caracteriza esta jornada comicial, ya que según los sondes, ni el bloque socialdemócrata del primer ministro socialdemócrata saliente Stefan Löfven, ni el bloque conservador obtendrán la mayoría y deberán formar alianzas.

Si bien el partido de Löfven lidera la intención de voto con un 25 por ciento de los votos aproximadamente, la socialdemocracia que ha gobernado Suecia en los últimos 80 años presenta un decenso histórico.

Por su parte, el partido de ultraderecha Demócratas de Suecia, opuesto a la inmigración y a la membresía de Suecia a la Unión Europea, tiene alrededor de un 18 por ciento de intención de voto.

De formar alianza con partidos de centro y conservadores, podrán obtener una mayoría que permita propiciar la salida del actual primer ministro.

El opositor Ulf Kristersson, líder del Partido Moderado, indicó que ha insistido en su afán de quitar a la centro izquierda del poder, aunque sin dar detalles sobre cómo formar gobierno sin mayoría.

Asimismo, el tema de la inmigración ha sido instalado por la ultraderecha durante la campaña. Suecia posee una población extranjera que ronda el 20 por ciento y larga tradición de brindar asilo para los refugiados.

Sin embargo, pese a que la inmigración y la delincuencia han sido temas centrales durante la campaña por parte de los sectores opositores, para la mayoría de los suecos la principal preocupación pasa por la sanidad y la educación, según la empresa de análisis Kantar Sifo.

Fuente