Según informes, el ejército israelí envió refuerzos a Khan al-Ahmar mientras el régimen se prepara para demoler la aldea beduina palestina en la ocupada Cisjordania, desafiando las advertencias y críticas internacionales.

El Centro de Información Palestino informó el jueves que las fuerzas israelíes habían asediado por completo a Khan al-Ahmar, situado al este de Jerusalén al-Quds, y desplegaron topadoras en la aldea.

La semana pasada, el Tribunal Supremo de Israel rechazó las apelaciones contra la demolición de Khan al-Ahmar y dijo que un mandamiento judicial temporal que había suspendido la suspensión expiraría dentro de siete días.

El régimen de Tel Aviv dice que la aldea está construida ilegalmente, pero los palestinos dicen que el plan de demolición es parte de la política de desplazamiento forzado del régimen para dar cabida a las actividades de construcción de asentamientos en tierras ocupadas.

Las Naciones Unidas instaron a Israel a no demoler la aldea, hogar de 180 palestinos, y agregaron que la medida planeada viola el derecho internacional.

Saeb Erekat, secretario general de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), dijo el martes que había presentado una queja contra Israel ante el Tribunal Penal Internacional (ICC) con sede en La Haya.

Los palestinos han anunciado un nuevo impulso contra Israel en la Corte Penal Internacional sobre su plan para demoler una aldea en la ocupada Cisjordania.
El dossier presentado «incluía un enfoque en los crímenes de guerra que enfrentaba Khan al-Ahmar, específicamente los crímenes de desplazamiento forzado, limpieza étnica y destrucción de propiedad civil», dijo Erekat.

Sin embargo, el Asesor de Seguridad Nacional de los EE. UU., John Bolton, atacó a la CPI y amenazó con sancionar a los jueces y otros funcionarios si el tribunal realizaba una investigación sobre Israel u otros aliados de los EE. UU.

La Autoridad Palestina (AP) condenó la decisión «ilegal» de la corte israelí, diciendo que estaba destinado a aislar a Jerusalén al-Quds ocupada por Israel.

También subrayó que el plan de demolición es parte de los intentos del régimen de «tratar de legalizar los crímenes de la ocupación israelí y sus políticas basadas en el asentamiento forzado y la limpieza étnica de los residentes palestinos de sus tierras y propiedades».

La Autoridad Palestina pidió además a los palestinos que salgan a las calles de Khan al-Ahmar para protestar contra cualquier intento de demoler la aldea.

Respondiendo a esa llamada, decenas de manifestantes marcharon en la aldea portando banderas palestinas.

Esam Abu Baker, coordinador de las Fuerzas Nacionales e Islámicas Palestinas en Ramallah, que participó en la protesta, expresó su confianza en que los manifestantes «se quedan en la tierra de nuestros antepasados ​​y no saldremos de este lugar».

Khan al-Ahmar se encuentra a ocho kilómetros de Jerusalén al-Quds entre los asentamientos israelíes de Ma’ale Adumim y Kfar Adumim, que Tel Aviv quiere expandir.

La ONU y la UE han criticado duramente un plan inminente del régimen israelí para arrasar una aldea perteneciente a familias beduinas palestinas en la ocupada Cisjordania.
Cerca de 600,000 israelíes viven en más de 230 asentamientos construidos ilegalmente desde la ocupación de las tierras palestinas en 1967.

Envalentonado por el apoyo total del presidente estadounidense Donald Trump, Israel ha intensificado en los últimos meses sus actividades de construcción de asentamientos en los territorios ocupados desafiando la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La resolución, aprobada en diciembre de 2016, establece que el establecimiento de Israel de «asentamientos en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal y constituye una violación flagrante en virtud del derecho internacional y un obstáculo importante para el logro de los dos: solución de estado y una paz justa, duradera e integral «.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;