El huracán Florence tras su paso por Estados Unidos (EE.UU.) ha dejado al menos 31 personas muertas y daños estimados en miles de millones de dólares.

En las últimas horas las autoridades confirmaron tres muertes, lo que aumentó el saldo de víctimas mortales a 31 personas.

Uno de los últimos cuerpos recuperados es el de es el de Kaiden Lee-Welch, un bebé de apenas un año de edad que se encontraba en desaparecido desde el domingo, cuando el coche en el que viajaba con su madre fue arrastrado por la corriente.

Las autoridades indicaron que, aunque la madre fue capaz de liberarse del cinturón de seguridad y de hacer lo propio con el pequeño, la fuerza de la corriente impidió que pudiera sacarlo del vehículo a tiempo. La mujer fue trasladada a un hospital para ser atendida.

Los últimos informes de las autoridades en Carolina del Norte reportan que 25 personas murieron por el paso de Florence, mientras que en Carolina del Sur se han contabilizado seis víctimas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró este lunes estado de emergencia en Carolina del Sur ante la devastación y las fuertes inundaciones causadas por la tormenta. El mandatario estadounidense instó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) coordinar todos los esfuerzos de socorro.

 

Fuente