Rusia se quejó formalmente contra Israel por su ataque aéreo el lunes, lo que llevó al derribo de un avión ruso Il-20 frente a la costa de Siria. Rusia culpó a la pérdida de vidas «directamente un acto agresor del lado israelí».

El lunes por la noche, cuatro aviones de combate israelíes F-16 atacaron objetivos en Latakia, Siria, después de acercarse desde el Mediterráneo, dijo el martes un comunicado del Ministerio de Defensa ruso. Los aviones de guerra israelíes se aproximaron a baja altura y «crearon una situación peligrosa para otros aviones y embarcaciones en la región», dijo.

Fuente