En declaraciones ofrecidas este martes a los medios nacionales e internacionales en el Palacio de Miraflores (sede presidencial), el mandatario venezolano se ha mostrado seguro del apoyo que las autoridades estadounidenses brindan a la oposición para poner fin a su Gobierno. “Siguen las conspiraciones, las conspiraciones son permanentes”, ha señalado.

El jefe de Estado venezolano se ha referido, como una muestra, a un general retirado llamado Francisco Báez, que ha aseverado estar organizando un golpe de Estado contra Maduro para el próximo mes de octubre. “Pero no podrá. He denunciado este hecho”, ha apostillado Maduro.

El líder chavista ha enfatizado que Caracas superará los complots de los enemigos gracias a la unidad y la moral de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Maduro también ha asegurado que su Gobierno conocía la conspiración que se estaba fraguando desde antes de que se anunciara la fecha de las elecciones presidenciales, que se celebraron el pasado 20 de mayo y en las que resultó reelecto.

Caracas ha advertido en reiteradas ocasiones de que Estados Unidos tiene planes militares para Venezuela y sus vastas reservas petroleras, y que recurriendo a presiones, incluidas sanciones económicas, recortes de las relaciones diplomáticas y apoyo a la oposición venezolana, busca impulsar un golpe de Estado contra el Ejecutivo de Venezuela.

Dicha hostilidad se evidencia en la revelada participación de la Casa Blanca en el “fallido atentado” contra Maduro el pasado agosto con drones (aeronaves no tripuladas) explosivos.

El diario estadounidense The New York Times reveló el pasado sábado que la Administración del presidente del país norteamericano, Donald Trump, se reunió en secreto con militares venezolanos para poner fin al Gobierno de Maduro.

 

Fuente