El 19 de septiembre, Yasin Aktay, un alto asesor del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo que Israel provocó el incidente Il-20 con el fin de sabotear la «atmósfera positiva» que resultó del acuerdo ruso-turco sobre la gobernación siria de Idlib. Según el alto funcionario turco, Israel ahora está trabajando para mantener en curso la guerra en Siria.

«Debilitar y desestabilizar a Siria están entre las prioridades de Israel, independientemente de si Assad fue el gobernante del país o de cualquier otra nación, está claro que quiere que la guerra en Siria y la matanza del pueblo sirio continúen para drenar la fuerza y el poder de Siria, por lo que ningún estado fuerte permanece cerca de él «, dijo Aktay durante una entrevista con el medio ruso Sputnik.

El ataque aéreo israelí que causó una cadena de eventos que llevaron al derribo del avión militar ruso Il-20 ocurrió pocas horas después del anuncio del acuerdo ruso-turco. Además de Aktay, muchos observadores locales declararon la provocación israelí como una respuesta a los esfuerzos de paz en el noroeste de Siria.

El ejército israelí responsabilizó al gobierno de Damasco, Irán y Hezbollah libanés por el incidente, mientras que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, prometió que Israel continuará su operación contra las fuerzas iraníes en el país devastado por la guerra.

El intento de Israel de culpar al gobierno de Damasco y sus aliados por el incidente es un claro ejemplo de cómo el ataque aéreo también fue un mensaje político contra la estabilidad y la paz en Siria.

Fuente