Un tribunal turco ordenó el jueves la liberación de un legislador de la oposición encarcelado que había sido condenado a más de cinco años por revelar secretos gubernamentales, dijo la agencia de noticias estatal Anadolu.

Enis Berberoglu fue el primer legislador del principal partido opositor, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), encarcelado en medio de las purgas del gobierno tras un fallido golpe militar en 2016. Berberoglu fue sentenciado inicialmente en junio de 2017, a 25 años por espionaje por cargos de haberle dado a un periódico de la oposición un video que pretendía mostrar a la agencia de inteligencia turca transportando armas a Siria. Él negó los cargos.

En un nuevo juicio en febrero, la sentencia de cárcel de Berberoglu fue reducida a cinco años y 10 meses de cárcel.  En las rápidas elecciones parlamentarias de Turquía en junio, Berberoglu fue reelegido para el parlamento tras las rejas. El tribunal de apelaciones de Turquía dictaminó el jueves que la sentencia de Berberoglu debería suspenderse y lo liberó por el resto de su mandato como legislador de CHP, dijo Anadolu.

La corte de apelaciones no estuvo inmediatamente disponible para hacer comentarios. El diario opositor Cumhuriyet publicó su informe original sobre el supuesto envío de armas a Siria basado en un video que presuntamente provenía de Berberoglu.

Dos de los periodistas del periódico, Can Dundar y Erdem Gul, fueron condenados a al menos cinco años de cárcel por el informe, pero luego fueron liberados en espera de un proceso de apelación. Dundar, quien para los críticos de la represión de la seguridad después del golpe del presidente Tayyip Erdogan se ha convertido en un símbolo de la libertad de prensa, ha salido de Turquía y ahora está siendo juzgado en rebeldía. Gul permanece en el país y es libre mientras su apelación está en proceso.

Más de 50,000 personas han sido detenidas y más de 150,000 han sido despedidas o suspendidas de sus trabajos desde el abortado golpe de estado en julio de 2016. Alrededor de 150 medios de comunicación también han sido cerrados, mientras que 160 periodistas han sido encarcelados.En abril, un tribunal turco condenó a 14 empleados de Cumhuriyet a prisión por cargos de terrorismo y absolvió a tres, en un caso que desató la indignación mundial por la libertad de prensa bajo Erdogan.

 

Fuente