Jair Bolsonaro se rehúsa a participar en los debates que restan hasta las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

A 16 días de las presidenciales en Brasil, el candidato Bolsonaro ha descartado su participación en los debates que restan hasta las elecciones.

Lo afirmó el mismo, en un mensaje desde el hospital en Sao Paolo, donde se encuentra internado tras una puñalada sufrida en un acto de campaña, hace 2 semanas. Sin embargo anunció que en unos días tendrá la alta médica.

Bolsonaro no solo hizo una terrible propuesta económica al pueblo brasileño que grava a los más pobres, sino que su visión para el país es gobernar para la gente poderosa, para aquellos con conocimiento, habilidades y que ya tienen mucho. Dijo que su Gobierno no asignaría ni siquiera 1 cm de tierras indígenas para protección e ignora a las mujeres.

Precisamente, por su discurso machista, Bolsonaro ahora tiene en su contra a gran parte de las mujeres, quienes realizaron protestas en su contra en los últimos días; y ahora han lanzado un movimiento en las redes sociales que ya cuenta con casi dos millones de integrantes.

Para su principal rival la situación es a la inversa. El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, que experimentó su primer debate, cada día gana más apoyo popular.

El sustituto del encarcelado expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en la carrera presidencial, defendió el legado de su padrino político, Lula, y prometió recuperar el crecimiento económico.

Haddad que apenas fue nombrado candidato hace 11 días, ya se coloca segundo en las encuestas y tiene asegurado su pase al balotaje junto con Bolsonaro. Si las cosas no cambian, estos dos, medirían fuerzas en la segunda vuelta el 28 de octubre.

 

Fuente