El papa Francisco aceptó la renuncia de otros dos obispos chilenos, lo que eleva a siete el número de prelados de la cúpula eclesiástica en ser apartados de sus puestos desde que estalló el escándalo por abusos sexuales y encubrimiento por parte de sacerdotes en la nación sudamericana.

Un comunicado emitido este viernes por el Vaticano indicó que el pontífice aceptó la renuncia del obispo Carlos Eduardo Pellegrín Barrera, de la diócesis de Chillán, y del obispo Cristián Enrique Contreras Molina, de la diócesis de San Felipe.

En ambos casos, el pontífice designó a otros obispos como administradores apostólicos para que lideraran las diócesis de manera temporal.

El religioso Sergio Hernán Pérez de Arce Arriagada se ocupará de la diócesis de Chillán, mientras que Jaime Ortiz de Lazcano Piquer, vicario judicial de Santiago, estará al frente de la diócesis de San Felipe, dijo el Vaticano en un comunicado.

El papa aceptó las renuncias de otros cinco prelados de alto rango en junio, un mes después de que todos los obispos de Chile ofrecieron su renuncia durante una reunión de emergencia con el pontífice para tratar las acusaciones de encubrimientos de abusos sexuales en el país.

Fuente