“Desafortunadamente, vemos que el apoyo extraordinario que ha proporcionado recientemente EE.UU., al YPG (siglas en kurdo de la milicia kurdo-siria Unidades de Protección Popular) y a las fuerzas del PYD (siglas en kurdo de Partido de la Unión Democrática de Siria) continúa”, lamentó el mandatario turco.

En un artículo difundido el domingo en el diario ruso Kommersant, citado por la agencia local de noticias Sputnik, Erdogan instó a Washington a detener ese apoyo que, según advirtió, “perjudica al equilibrio en la región y la paz entre los pueblos”.

Ante esta situación, ha expresado su esperanza de que Rusia brinde apoyo a Ankara en la lucha contra las milicias PYD y YPG, reconocidas como grupos terroristas asociadas al grupo insurgente kurdo identificado como Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en kurdo), que opera principalmente en Turquía.

“Esperamos el respaldo de Rusia en el combate con las organizaciones terroristas como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, el PYD y las YPG”, sostuvo.

Además, en otra parte de sus afirmaciones, el líder turco se ha referido al acuerdo alcanzado el pasado 17 de septiembre con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, para crear una zona desmilitarizada en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.

Durante las negociaciones sobre Idlib en la ciudad rusa de Sochi, Moscú y Ankara establecieron una zona desmilitarizada entre los territorios controlados por los llamados rebeldes y el Gobierno sirio, ha recalcado Erdogan, antes de aseverar que los grupos radicales designados por Turquía junto con Rusia no podrán operar en dicha región.

Fuente