El Partido de los Trabajadores, de Luiz Inácio Lula da Silva, tiene opciones de alcanzar una segunda vuelta muy disputada en las elecciones de Brasil, señaló el actual presidente de Brasil, Michel Temer, en una entrevista.

La política interna se divide en un ultraconservador que atrae a gran parte de la sociedad y un populista, comentó Temer este lunes en la oficina de Bloomberg en Nueva York.

Esa división no es necesariamente negativa, precisó, ya que facilita la decisión de los votantes.

Temer llegó el poder luego de que se destituyera en 2016 a la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, por violar las leyes fiscales. El mandatario, quien fue vicepresidente de Rousseff, fue calificado por muchos en la izquierda como un traidor y golpista. Dos años después, el Partido de los Trabajadores tiene posibilidades de volver.

Su candidato, el exalcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, aparece segundo en las encuestas y es probable que llegue a una segunda vuelta.

En la entrevista, Temer se comprometió a retomar los esfuerzos para aprobar una reforma del sistema previsional del país. También indicó que su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año estará marcado por el optimismo sobre la economía brasileña.

Fuente