El peso argentino llegó a caer este martes más del 6 por ciento tras la renuncia del presidente del Banco Central (BCRA), Luis Caputo, por motivos personales en medio de una grave crisis cambiaria que se agudizaba con la noticia.

El Gobierno anunció que será reemplazado por el actual viceministro de Economía, Guido Sandleris.

A las 10:35 hora de México, el peso argentino retrocede 2.9 por ciento a 38.35 unidades por dólar. Más temprano, la divisa argentina se hundió un 6.68 por ciento a 40 unidades por dólar.

En tanto que la bolsa de Argentina subía 2.1 por ciento, con su índice Merval colocándose en las 33 mil 825 unidades, luego de llegar a perder hasta un 2.6 por ciento en los primeros negocios.

La bolsa cambió de tendencia y subía por recompras lideradas por empresas del sector energético, en medio de una reducida liquidez que ayudaba a la notoria volatilidad frente a la incertidumbre cambiaria por un nuevo cambio en el Banco Central.

La segunda dimisión de un presidente del Banco Central en menos de cuatro meses sorprendió al mercado, justo cuando el regulador monetario busca contener la fuerte devaluación del peso argentino, que acumula un 50 por ciento en lo que va del 2018, y el Gobierno negocia una ampliación de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Esta renuncia se debe a motivos personales, con la convicción de que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional reestablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria», explicó Caputo en un comunicado del Banco Central.

Caputo llegó a la presidencia del banco el 14 de junio pasado, cuando reemplazó a Federico Stuzenegger, quien renunció agobiado por la debilidad de la moneda y las altas tasas de interés que pactaba en las renovaciones de letras para atacar la inflación.

Caputo ha sido un cercano colaborar de Mauricio Macri desde que éste llegó a la Presidencia del país en diciembre de 2015. Primero ocupó el cargo de secretario de Finanzas y luego como ministro del área.

Sandleris, actual secretario de Política Económica, deberá lidiar con una fuerte volatilidad del peso, una inflación que superaría el 40 por ciento este año y un estancamiento de la economía.

«Tomamos nota de los anuncios de hoy sobre el cambio en el Banco Central de Argentina. Esperamos continuar nuestra estrecha y constructiva relación con el BCRA bajo el liderazgo de Guido Sandleris», señaló el portavoz del FMI, Gerry Rice, a través de un comunicado.

«El staff del Fondo y las autoridades argentinas continúan trabajando intensamente con el objetivo de concluir las conversaciones a nivel técnico (para cerrar el nuevo acuerdo) en muy poco tiempo», añadió.

A su vez, Argentina podría cerrar en los «próximos días» un nuevo acuerdo con el FMI que incluirá un desembolso adicional a los 50 mil millones de dólares acordados en junio, dijo a Reuters una fuente del Gobierno con conocimiento de la negociación.

Fuente