El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, aseguró este miércoles en la ONU que los males del mundo son causados por el capitalismo y en especial por el imperialismo, respondiendo así a Donald Trump, quien responsabilizó al socialismo por esos problemas.

Tras denunciar la pobreza y desigualdad existentes en el planeta, dijo que “esa realidad no es fruto del socialismo como dijo ayer el presidente de Estados Unidos, sino del capitalismo y en especial del imperialismo”, el cual es “opuesto a la solidaridad, promueve el saqueo, amenaza la paz y provoca violaciones de derechos humanos”.

En su primer discurso en el segmento de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Díaz-Canel fustigó varias veces a la administración estadounidense por su falta de compromiso para enfrentar el cambio climático, las medidas comerciales contra China y la Unión Europea, y su retirada del acuerdo nuclear con Irán, entre otros elementos.

En relación con Cuba, condenó el mantenimiento del bloqueo impuesto por Washington y la manipulación que la Casa Blanca realiza del tema de los derechos humanos, al tiempo que reiteró la voluntad de su gobierno de mantener el diálogo bilateral sin condicionamientos y sobre la base del respeto mutuo.

Recordó que se mantienen entre los dos países relaciones diplomáticas formales y cooperación en un limitado número de áreas.

Precisamente este miércoles se anunció que ya terminó con éxito en esa nación el ensayo clínico de la vacuna cubana contra cáncer de pulmón, la cual será aplicada a partir de ahora en Estados Unidos.

El cambio generacional en nuestro gobierno no debe alentar a los enemigos de la revolución, apuntó, y enfatizó: “Somos la continuidad, no la ruptura”.

Díaz-Canel, de 58 años, asumió la presidencia de la isla el pasado 19 de abril, en sustitución de Raúl Castro, 87 años, quien se mantiene como primer secretario del gobernante Partido Comunista de Cuba.

El mandatario cubano se pronunció por la democratización de la Organización de las Naciones Unidas, y se preguntó cuándo la Asamblea General asumirá el máximo papel en la toma de decisiones que hoy ocupa el Consejo de Seguridad, donde, dijo, se hace uso excesivo del derecho al veto.

Fuente