El canciller británico, Jeremy Hunt, dijo que habló con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y le dijo a la cadena británica Sky News que tuvo un «intercambio franco» que fue «bastante duro» con el máximo diplomático ruso.

Según el ministro de Asuntos Exteriores, Londres tiene un mensaje «muy directo» a Rusia: «si usas armas químicas, el precio será demasiado alto».

Repitiendo la afirmación infundada de que el estado ruso estaba involucrado de alguna manera en el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija en Salisbury, Hunt sugirió que Rusia debe estar preguntándose si el ataque de Salisbury fue «algo inteligente que hacer».

Hunt dijo que le gustaría decirle al presidente de Rusia que sería su «elección» si Rusia estaba en el «lado equivocado» de la opinión internacional sobre el ataque Skripal.

El canciller también indicó que Londres estaba encontrando nuevas formas de presionar económicamente a Rusia.

Sergei Skripal y su hija Yulia fueron víctimas de un presunto ataque de envenenamiento el 4 de marzo en la ciudad sureña inglesa de Salisbury. Londres culpó casi inmediatamente a Moscú por el crimen, sugiriendo que los Skripals fueron envenenados por la GRU (inteligencia militar rusa).

Fuente