A menos que Netanyahu se limite a los ataques con misiles de crucero lanzados desde más allá del rango de la S-300 solo esto puede no terminar bien para Israel

Israel continuará atacando objetivos en Siria a pesar de la decisión de Moscú de proporcionar sistemas anti-aéreos S-300 a Damasco, ha dicho Benjamin Netanyahu, y agregó que la coordinación de seguridad con el ejército ruso no se detendrá.

Después de convocar a su gabinete de seguridad, el primer ministro israelí dijo a los reporteros el martes que las FDI continuarán atacando lo que afirman son objetivos militares vinculados a Irán en Siria, a pesar de que Siria ahora estará equipada con sistemas de defensa aérea más avanzados.

Los ministros del gabinete expresaron su total apoyo al ejército israelí y resolvieron «continuar operando para evitar que Irán establezca una presencia militar en Siria», dijo Netanyahu.

Una declaración emitida por el gabinete después de la reunión expresó sus condolencias a «el pueblo ruso» después de que un avión de reconocimiento ruso Ilyushin-20 fuera derribado por un misil de un sistema de defensa aérea S-200 operado por el ejército sirio, que mató a quince aviadores rusos.

Moscú afirma que Tel Aviv no informó a Rusia de un ataque inminente de aviones de combate israelíes contra objetivos en Latakia, Siria, y que los aviones utilizaron el Il-20 como cobertura.

Sin embargo, Israel dijo que la coordinación entre las FDI y el ejército ruso continuará, y Netanyahu anunció que los representantes de los militares rusos e israelíes se reunirán pronto.

Tras el derribo del Il-20, Moscú anunció el lunes que finalmente equiparía a Siria con los sistemas de defensa aérea S-300, una decisión que se había retrasado indefinidamente a petición de Tel Aviv.

“En 2013, a petición del lado israelí, suspendimos la entrega a Siria del sistema S-300, que estaba listo para ser enviado con sus tripulaciones sirias entrenadas para usarlo. «La situación ha cambiado, y no por culpa nuestra», dijo el ministro de Defensa ruso, Sergey Shoigu, en un comunicado televisado.

El Kremlin también hizo hincapié en que proporcionar a Damasco los sistemas S-300 ayudará a proteger a las aeronaves rusas de nuevos incidentes de fuego amigo y «no está dirigido contra terceros países».

Fuente